Imprescindibles que llevar al Camino de Santiago

A la hora de hacer el Camino de Santiago es importante tener en cuenta varios consejos que, además de ayudarnos, facilitarán nuestro viaje.

El primero de ellos es prepararse física y mentalmente, puesto que el Camino supone todo un reto y normalmente no estamos acostumbrados a caminar decenas de kilómetros en días consecutivos. No se trata de hacer mucho deporte la semana anterior, sino de entrenar de manera constante en el tiempo durante las seis u ocho semanas previas para acostumbrar nuestro cuerpo y nuestra mente al desgaste que supone caminar de manera continuada. Además, lo recomendable es iniciar estos entrenamientos con el calzado que vamos a utilizar a lo largo del viaje y, al menos en la semana previa, hacerlo también con la mochila que vamos a llevar para acostumbrarnos al peso.

También es importante planificar en qué época vamos a hacer el Camino. La mayoría de los peregrinos consideran que la primavera y el comienzo del otoño son las mejores, puesto que en verano las condiciones climatológicas pueden llegar a agobiarnos y en invierno hay algunos albergues que cierran sus puertas.

En cuanto al calzado adecuado para caminar, lo más habitual es usar botas de montaña, que nos aíslan del frío y nos sujetan el tobillo, y si viajamos en meses de calor, lo que se recomienda es usar zapatillas de montaña, ya que hacen que nuestros pies se calienten menos. Además, debemos utilizar calcetines sin costuras y hechos de fibras, para que los pies transpiren bien, y nunca de algodón, ya que se mojan fácilmente y pueden producir ampollas.

Otra cosa importante es la mochila, que no debería superar el 10% de nuestro peso y debe llevar sólo lo imprescindible. Además, debe tener sujeción en la cintura para repartir el peso correctamente y no sólo sobre nuestros hombros.

Lo siguiente será planificar las etapas del Camino de Santiago a nuestro ritmo, decidiendo cuántas etapas haremos y cuántos kilómetros recorreremos. Lo importante es adaptar la distancia de cada etapa a nuestra condición física. Una buena idea es comenzar el Camino haciendo distancias cortas e ir aumentando hasta una media de 20 o 25 kilómetros por día. Si en algún momento nos sentimos con molestias, lo mejor es tomarnos un descanso o dedicar un día entero a recuperarnos para evitar posibles lesiones.

Por último, es recomendable buscar información sobre albergues, campings, pensiones u hoteles del Camino. En los albergues será necesario presentar la credencial del peregrino para poder alojarnos y, generalmente, no se pueden hacer reservas, por lo que es bueno estar informados de otras posibles opciones para pernoctar.

Hacer el Camino de Santiago es toda una experiencia, no sólo por llegar a Santiago sino en todo su recorrido, por lo que cualquier consejo nos servirá de ayuda y hará que el viaje sea inolvidable.

2s comentarios

  1. Recordad que algunos (muchos) peregrinos hacemos el Camino en bicicleta, también agradeceríamos los consejos que nos podeis dar para este medio, mucho más duro que el caminar.

  2. Hola:

    En la web wwww.caminodesantiago.gal, en el apartado “Planifica” y en “Las rutas”, podrás descargar el folleto y el plano del Camino Francés en biclicleta, ahí encontrarás algún consejo para hacer el Camino en bici.

    Enlace: goo.gl/Xjo4GE

    ¡Buen Camino!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *