La Catedral de Santiago publica el libro “El sepulcro de Santiago”, obra póstuma del canónigo Alejandro Barral

Bajo el título El sepulcro de Santiago. Documentos – Toponimia – Arqueología, la Catedral de Santiago acaba de publicar el último trabajo realizado por el canónigo Alejandro Barral, fallecido el pasado 20 de noviembre. Esta obra póstuma se presenta como el más extenso estudio realizado sobre el mausoleo del Apóstol Santiago y su evolución a lo largo de la historia, como núcleo central de la Catedral de Santiago y origen de todo el fenómeno jacobeo.

El libro comienza haciendo un repaso por la toponimia del enclave en el que hoy se levanta la Catedral y la ciudad de Santiago para, a continuación, centrarse en el mausoleo apostólico a lo largo de los siglos: el mausoleo romano, el hallazgo de la tumba, y su evolción y relación con la construcción de la basílica románica, las reformas barrocas y el sepulcro en la actualidad.

En una combinación de documentación y arqueología, a la que dedicó muchos años de investigación, Alejandro Barral lega un estudio amplio y completo, con todas las informaciones, textos y opiniones que se han publicado en torno al sepulcro, el edículo sepulcral, las excavaciones y propuestas de los más diversos autores, de forma especial monseñor Guerra Campos.

Alejandro Barral nació en O Grove en 1930. Fue canónigo de arte de la catedral de Santiago, director del museo catedralicio y secretario del Consejo de fábrica, por lo que, durante dos décadas fue el responsable de las obras de conservación del patrimonio de la seo compostelana. Entre sus actuaciones más destacadas cabe mencionar la recuperación del coro del Maestro Mateo, la conservación del coro de madera o la reparación de las cubiertas. También se notó su mano en la recuperación del museo catedralicio, que organizó con criterios científicos. También fue un firme defensor de la redacción de un Plan Director de la catedral que se ajustase a la realidad del edificio y a sus necesidades de financiación para conservar su inmenso patrimonio. Sus conocimientos y su amor al arte le valieron, entre otras distinciones, ser nombrado Profesor Honorario de la Universidad Francisco de Vitoria en 2010. También tuvo tiempo para escribir cuatro libros. Dos sobre la catedral a la que le dedicó los mejores esfuerzos de su vida, una “Guía de la archidiócesis de Santiago de Compostela” y otro sobre “Santa María la Real de Conxo”.

Fuente: Catedral de Santiago de Compostela

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *